Para acceder a funciones clave de este sitio, debes tener JavaScript habilitado.

­¡Organización de primavera al estilo Thirty-One!

Es ese momento del año en que hay que limpiar los armarios, las alacenas, el garaje, el ático, el sótano, los aparadores y mucho más para hacer espacio para nuevas compras y reencontrarnos con la casa ordenada y prolija que conocimos el año pasado.

Mientras decides qué conservar, qué donar y qué reutilizar en tu proceso de limpieza, tenemos algunas ideas para que la tarea sea más sencilla. Organizarse puede ayudarte a reducir el tiempo que te lleva limpiar y hará que las cosas sean mucho más sencillas en futuras limpiezas.

¿Desechar, donar, o conservar y reutilizar?

Esta decisión nunca es fácil, pero aquí tienes algunas ideas y pautas para que sea un poco más sencilla.

No dones artículos rotos, dañados o inutilizables

Recuerda que las fundaciones de caridad y la comunidad no son vertederos de basura. Otros cuentan contigo para que dones algo que ellos pueden usar y ayudarlos a vivir mejor.

Si bien recomendamos reciclar siempre que sea posible, según simpleorganizedlifestyle.com, debes arrojar los siguientes artículos a la basura:

  • Juguetes rotos
  • Juegos y rompecabezas con piezas faltantes
  • Prendas de indumentaria rasgadas o manchadas (algunas organizaciones de caridad locales tienen cajas para retazos de tela)
  • Libros dañados con manchas de agua o garabatos
  • Todo lo que esté vencido: alimentos, medicamentos, protectores solares, maquillajes, cupones
  • Esmalte para uñas o pintura que se hayan secado
  • Baterías alcalinas viejas
  • CD rayados
  • Controles remotos viejos
  • Herramientas rotas u oxidadas
  • Suministros de arte secos

Solo dona los artículos que puedan servirles a otros

La mayoría de las comunidades son hogar de lugares para hacer donaciones, ya sean organizaciones internacionales como Goodwill o refugios para gente sin hogar, víctimas de abuso y personas en rehabilitación por consumo de drogas o alcohol. La mayoría de estos sitios te darán con gusto un recibo para la reducción de impuestos.

Algunos artículos que podrías donar son:

  • Perchas (devuelve las perchas de alambre a la tintorería)
  • Ropa, calzado y accesorios en buen estado y aptos para ser utilizados
  • Toallas y frazadas (los refugios de animales siempre pueden usarlas)
  • Utensilios de cocina, platos y batería de cocina
  • Animales de peluche
  • Juguetes
  • Libros
  • Muebles
  • Electrodomésticos
  • Cables y cargadores de teléfonos
  • DVD
  • Bolsas y bolsos limpios
  • Crayones y marcadores usados (además de los centros de donación, piensa en las iglesias y los centros de día)
  • Muestras sin usar

Si puedes encontrarle un uso, consérvalo

Es bueno conservar algunas cosas, incluso en una nueva capacidad si crees que aún puede tener algo de uso. A veces, al reutilizar algo, puedes ahorrar dinero.

Aquí presentamos algunas ideas de lo que puedes conservar y reutilizar:

  • Los calcetines de diferente par y las camisetas viejas son excelentes para quitar el polvo y limpiar
  • Las cortinas viejas pueden ser útiles como lonas para pintar
  • La joyería es excelente como materiales para hacer artesanías
  • Los cepillos dentales viejos son buenos cepillos para limpiar los espacios pequeños
  • Las bolsas plásticas pueden utilizarse para guardar artículos varios como botones, alfileres o cupones
  • Las latas de café pueden usarse para guardar clavos, tornillos y otras herramientas, o para plantar semillas
  • Los frascos de vidrio a menudo se utilizan como vasos, contenedores de pinceles, jarrones o terrarios
Consejos de limpieza y organización

Ahora que has decidido qué conservar, es hora de organizarte a la manera de Thirty-One. Estas son algunas ideas para ayudarte con la limpieza de primavera.

  1. Para limpiar habitación por habitación de forma más sencilla, crea tu propio caddy o bolso tipo tote de limpieza. Coloca todas las cosas de limpieza que necesitas para no tener que ir por todos los armarios y alacenas en busca de lo que te falta. Incluye guantes de goma, esponjas, trapos, productos de limpieza, un cepillo para fregar, toallas de papel, un cepillo dental, una escobilla y todo lo que necesites. El Double Duty Caddy, Small Utility Tote, All-In Organizer o Your Way® Rectangle son excelentes opciones.
  2. Debes guardar tus documentos fiscales (los documentos personales hasta por 3 años y los documentos comerciales hasta por 6 años), pero no necesitas todo un armario para eso. Un Fold N’ File®, Your Way® Cube o Your Way® Display Bin se encargarán muy bien de eso.
  3. Almacena todos esos cojines y mantas adicionales en canastos o contenedores grandes al pie de la cama en tus habitaciones, en la habitación familiar o en la de huéspedes. Ayudará a ordenar el caos de los armarios, las camas y los sofás, y brindará comodidad adicional para usar solo cuando sea necesario. Para hacerlo al estilo Thirty-One, el Stand Tall Bin o el Deluxe Utility Tote son excelentes opciones.
  4. Si necesitas espacio en los cajones y te falta espacio adicional para guardar suéteres, sudaderas, camisetas y otras prendas, el Your Way® Cube es tu mejor aliado. Dobla el canasto de tela resistente y apila suéteres doblados dentro. Luego, puedes apilar varios cubos uno encima del otro para crear una disposición de estantes en tu armario, en un estante abierto, sobre un vestidor o donde sea para crear más espacio. Usa los cubos para clasificar tu ropa como quieras… por color, por tipo, etc.
  5. Unifica todas las cosas pequeñas con el Mini Storage Bin. En el baño, organiza los artículos de tocador, los cosméticos, los medicamentos y los productos para el cuidado del cabello. Coloca uno en tu baño de huéspedes y llénalo con todo lo necesario: hisopos de algodón, crema para afeitar, dentífrico, un cepillo dental de repuesto, champú, gel de ducha o laca para el cabello. En la cocina, organiza tu alacena y agrupa tus especias, las salsas, los paquetes de alimentos, los condimentos y más.

Antes de comenzar, ¡recuerda estos 10 consejos!

  1. Haz una agenda de limpieza y síguela. ¡Concentrarse es la clave!
  2. El desorden crea más estrés. Organiza los espacios que más lo necesitan.
  3. Asegúrate de limpiar todas las rejillas de ventilación, los ventiladores de techo y los artefactos de iluminación que tengan polvo acumulado.
  4. Reemplaza los filtros de tu calentador, aire acondicionado y sistema HVAC.
  5. No olvides las persianas, las ventanas y las paredes.
  6. Trabaja de arriba hacia abajo. Comienza por el techo ya que el polvo caerá, luego sigue por los muebles y deja el piso para el final.
  7. Piensa de forma ecológica. Un limpiador a vapor es una excelente herramienta para limpiar en primavera. Además, utiliza ingredientes naturales como vinagre destilado, bicarbonato de sodio y agua que no contienen químicos dañinos.
  8. Desecha todos los artículos vencidos como los cosméticos, los alimentos y los medicamentos.
  9. Piensa en cambiar la cortina del baño; o al menos lava la anterior y el forro.
  10. Prepárate si tienes alergia al polvo. Usa guantes, una máscara o incluso un pañuelo sobre tu cabeza si sufres de irritación cutánea o asma severo.