Para acceder a funciones clave de este sitio, debes tener JavaScript habilitado.

Redondea el cambio y Recaudemos Amor para las familias de niños enfermos

Jamie Hansen no tenía tiempo que perder.

Su hijo recién nacido, de solo horas de vida, fue transportado vía aérea al hospital que quedaba a un día entero de viaje por carretera para una cirugía poco común e inesperada. El día siguiente al nacimiento de Nicholas, Jamie y su marido, Joe, se encontraban viajando ocho horas para estar con su hijo.

Regresar a su hogar a más de una hora de distancia del hospital donde Nicholas había nacido en Marquette, MI, les haría perder unos minutos que no tenían. Por lo tanto, Joe y Jamie, que solo tenían sus bolsos de hospital con cambios de ropa y algunas cosas básicas para lo que se suponía sería una corta estadía en el hospital, se fueron apenas le dieron el alta a Jamie.

El recién nacido había sido operado incluso antes de que sus padres llegaran al C.S. Mott Children's Hospital en Ann Arbor, MI. Nicholas nació con un orificio entre la vejiga y el ombligo, llamado uraco permeable. Por lo general, el uraco se cierra antes del nacimiento. No fue el caso del de Nicholas.

Mientras que Jamie y Joe estaban preocupados por su hijo, había una cosa de la que no tenían que preocuparse: dónde quedarse. La Ronald McDonald House® fue un refugio mientras Nicholas estaba internado.

“Ha sido un momento triste y difícil para nuestra familia, pero ellos nos han animado mucho”, dijo Jamie, una Consultora de Thirty-One Gifts de Escanaba, Mich., cuya hija mayor Adalynn tenía 2 años y medio cuando nació Nicholas.

Este agosto, puedes ayudar a familias como la de Jamie; Recaudemos Amor para la RMHC al elegir redondear el cambio de tu compra (después de la deducción de impuestos y el envío) al dólar más próximo o a cualquier cantidad. Los fondos recaudados se destinarán a Ronald McDonald House Charities®.

La sociedad de Thirty-One con RMHC

Thirty-One Gives tiene una sólida historia de apoyo a RMHC. Además de ayuda económica, Thirty-One ha donado cientos de miles de bolsas de bienvenida para las familias cuando llegan a Ronald McDonald House a lo largo de los Estados Unidos y Canadá.

Si bien Jamie aún no era consultora durante su estadía, recuerda haber recibido la bolsa de bienvenida de Thirty-One que utilizaba en sus viajes entre la Ronald McDonald House, la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales y las salas de succión.

También se acuerda de la lavandería donde le permitían lavar las pocas cosas que habían llevado consigo. Los refrigerios y las bebidas para que no tengan que ir a un supermercado. La habitación que le dieron a Jamie, aún recuperándose del parto, un lugar para descansar después de un largo día en la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales.

Y todo era completamente gratis: una preocupación económica menos para Jamie y Joe.

“Podíamos enfocarnos únicamente en nuestro hijo y eso era lo más importante en aquel momento”, afirmó.

Jamie y Nicholas hoy en día

Actualmente, Nicholas es un niño de 2 años al que le encanta el baloncesto, los libros y los dinosaurios. No ha tenido complicaciones desde su cirugía.

Jamie sabe que su familia es afortunada.

“Estuvimos allí solo una semana aproximadamente, pero pareció una eternidad”, cuenta.

Antes de su propia estadía en una Ronald McDonald House, Jamie había visto comerciales por televisión y cajas de donación en los restaurantes McDonald's. Ahora ha vivido directamente la importancia de RMHC.

“Ni siquiera me había dado cuenta del impacto hasta que me tocó vivirlo”, dice Jamie.